domingo, 5 de junio de 2016

Miguel Arnas - Discurso de entrada en la Academia de Buenas Letras de Granada

"El pasado día 9 de mayo tuve el honor y el privilegio de leer el discurso de entrada en la Academia de las Buenas Letras de Granada. Todo eso tiene un ceremonial y un protocolo imprescindible, pero sobrellevando eso, que tampoco es excesiva carga, pude durante media hora exponer mi idea respecto a algo que me obsesiona desde antiguo: los contactos entre la música y la literatura narrativa de cualquier tipo. El discurso, o cuanto menos un artículo con ese contenido, ya lo tenía escrito desde el verano del 14, pues un par de años atrás ya me había dicho mi amigo Fernando de Villena que debería entrar en esa institución. En el año 13 Pepe Gutiérrez, actual bibliotecario de la Academia, me habló de lo mismo y empecé a calibrar la necesidad de escribir algo que pudiera ser utilizado en tal ocasión. Cuando me puse a escribir lo hice de la siguiente manera: si me nombran académico lo leeré allí, y si no, no se pierde nada, lo colocaré en el blog. A principios de este año fui propuesto y en febrero aceptado por mayoría simple de los académicos presentes en Reunión Ordinaria. La cosa iba en serio. Ya era académico electo; cuando leyese el discurso sería académico de facto. Para colmo, el escritor Antonio Muñoz Molina había sido ya elegido como Académico Honorario e iba a leer el discurso en mayo, pero por cuestiones de agenda tal cosa sería imposible y lo pospuso para noviembre, de modo que me tocó a mí hacerlo en mayo. Ser telonero o sustituto de Muñoz Molina no es moco de pavo, y se me cayó encima la responsabilidad, y no solo por ese aspecto, como si fuera una gratísima losa de tonelada y media"
Seguir leyendo...

jueves, 19 de mayo de 2016

Familia


Mi abuelo Paco González, chófer de la embajada de Marruecos en Madrid, dejaba a Muhammad V en el Pardo, despachando con el Caudillo, y corría a nuestro humilde barrio en la Vía Lusitana para montar a la chiquillería en el coche oficial y pasearnos por el centro. Alborotábamos con gozo infantil cada vez que un guardia municipal saluda al negro, solemne automóvil con matrícula del Cuerpo Diplomático. Mi padre se desesperaba: “cualquier día fusilan a este hombre”.

Mi abuela Amparo Bendicho, casada con un electricista y madre de cuatro mozancos electricistas, siempre estaba atenta y siempre descubría al revisor de contadores cuando empezaba su recorrido de inspección por el primer piso. Gritaba a todo gritar: “¡Toni, desenchufa las acciones!“. Las acciones eran un gancho conductor, primorosamente fabricado por alguno de aquellos manitas y empalmado desde la galería del domicilio al tendido eléctrico, con el loable fin de proveerse de energía eléctrica a precio popular.

martes, 10 de mayo de 2016

El libro del sur, de Juan Pablo Vitali

El poeta nutre su bagaje para este periplo con aquellos atributos que han anclado firmemente en su espíritu: lo inolvidable, lo irrenunciable, lo que merece el esfuerzo de una vida y, por supuesto, durabilidad sin fisuras en la gratitud. Así, en primer lugar y casi como elemento conductor, encontramos en este poemario una reivindicación de los ancestros, los venerados antepasados que continúan alentando el alma inquieta del presente. Una de las características, también desgracias, de nuestro tiempo presente es habernos resignado a la escisión entre la voz edificadora del pasado y la inquietud del hoy cotidiano. Romper vínculos con “lo anterior” nos condena sin remedio a un vivir diario sin norte ni sur, este ni oeste; un transitar sin objeto en reclamo de toscas gratificaciones personales que nunca darán sentido a nuestra vida y, lo que es aún peor, a nuestra bien merecida y mal amada muerte.

jueves, 5 de mayo de 2016

La Gorgona

Llegaron noticias de que los jinetes del páramo poseían un gran tesoro: tres sirenas del mar de las Ánimas Dormidas. Según el mensajero, comerciantes de Alexandrópolis, tiempo atrás, habían contratado a mercenarios de Kefalonia, expertos en esta clase de cacerías, para que consiguieran la presa. Una vez en su poder las tristes sirenas, encerradas en un arca de bronce, las transportaron hacia Hestaria, en los dominios septentrionales del Emperador, con intención de venderlas a un precio exorbitante. Pero los cándidos comerciantes no contaban con la audacia de los jinetes del páramo, sobre todo si hay rapiña y botín de por medio. Estos salvajes cubiertos de pieles grasientas no reconocen a otra autoridad que la Noche, no acatan más ley que la del Perpetuo Invierno triunfante en sus hoscas tierras; y tienen por único señor a la Muerte, divinidad a la que dirigen todas sus plegarias y a la que nombran, según cuentan los viajeros, de treinta maneras distintas, siendo la más peregrina de ellas el título de Dadora de Vida.

lunes, 25 de abril de 2016

La luz del norte

La historiografía tradicional da por establecido y concluido el relato sobre don Pelayo, noble astur que resistió a la conquista de la península Ibérica por los musulmanes, frenó la expansión del Islam en este territorio e inició la dinastía de los reyes asturianos. El asunto, sin embargo, no puede (ni debe) afrontarse desde una perspectiva única, la que sitúa a Pelayo como figura épica providencial que tras derrotar a los ejércitos africanos en Roncesvalles da inicio a la saga de nuestra Reconquista.

Cierto es que Pelayo (Pelagius, “el que viene del mar”) fue un activo y valeroso noble empeñado en preservar sus dominios y el imperio de la fe católica ante la avalancha musulmana que se desborda en tierras de Hispania tras la batalla de Guadalete y la caída del reino godo de Toledo. Pero también es verdad que la certeza histórica sobre su participación decisiva en estas confrontaciones, así como el real alcance y efectividad de su mandato en tierras astures (por no mencionar sus verdaderos orígenes), es todavía materia de controversia. No podía ser de otra manera cuando nos referimos a personajes y acontecimientos subrayados por la penosidad y urgencia de la guerra, la retirada a lugares salvos de la invasión, el vértigo de la recomposición de poderes.

jueves, 14 de abril de 2016

Alain de Benoist - Cartago contra Roma

En La interpretación de los sueños, Freud nos recuerda que de niño él se identificaba con Aníbal: “Cuando estudiamos las guerras púnicas –escribe–, mi simpatía no estaba con Roma sino con los cartagineses”. Más adelante, vuelve a señalar: “La escena de Amilcar haciendo jurar a su hijo, ante el altar doméstico, odio eterno a Roma, me impresionó por su fuerte carga simbólica. Aníbal siempre tuvo un lugar entre mis fantasmas”.

Aníbal también tiene un lugar entre los fantasmas de Jean Paul Brisson, historiador de la escuela marxista, el máximo paladín de los tiempos modernos de la revancha de Cartago contra Roma.

sábado, 9 de abril de 2016

Cervantes tiene quien le escriba

Cervantes tiene quien le escriba es una recopilación de relatos que permite acercarse al escritor que cambió la novela y la literatura universal, con mo­tivo de la celebración del Cuarto Centenario de su fallecimiento. El autor del Quijote es retratado, valorado, des­velado, ensalzado o admirado por veinte escritores procedentes de todo el país. Un libro que que nos permitirá conocer mejor al hombre, al nove­lista, al genio.

Miguel de Cervantes es sin discusión alguna la figura literaria más destacada e influyente de las letras en castellano. Su obra inmortal “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha” tuvo una repercusión formidable en su época, y desde entonces no ha dejado de fascinar e influir tanto a los lectores como a los creadores posteriores. Pero además Cervantes es autor de un buen número de obras que, por sí solas, ya podrían haberle consagrado, como “La Segunda parte del Quijote”, las “Novelas Ejemplares”, el “Viaje al Parnaso”, “Los trabajos de Persiles y Sigismunda”, una considerable colección de comedias, etc.

Su existencia y avatares personales, la vida del soldado, la vida del cautivo en Argel, la vida del funcionario de bajo rango, la del artista en el Siglo de Oro, pueden tomarse asimismo como un ejemplo del devenir de nuestro país durante la época que a Cervantes le tocó vivir, de esa España por la cual el autor de Alcalá de Henares lucho con todas sus fuerzas, y que sin embargo tantos sinsabores y penalidades le hizo pasar.

lunes, 4 de abril de 2016

Yo también fui Jack el Destripador

El Universo de los Libros (07/08/2015) recoge una reseña sobre la novela Yo también fui Jack el Destripador que merece ser reproducida en La Hacendera y en cualquier medio literario. Por la novela, que lo vale y lo merece, y por la reseña en sí, un trabajo minucioso que contrasta con la desconsidera cantidad de comentarios de libros que pululan por internet y que son, en el fondo y en la forma, faenas de aliño, chapuzas montadas a toda prisa por páginas y “pagineros” empeñados en hacerse con una biblioteca, o vaya usted a saber qué otro propósito, a base de capear glosas de libros como quien embucha masa en la manga churrera. De verdad que no tenemos nada en contra de tanta gente que se dedica al noble suboficio de “reseñar” (cada uno hace lo que puede en esta vida), pero tampoco vamos a ocultar nuestra satisfacción al encontrar un blog donde las cosas se hacen con criterio, esmero y profesionalidad. Nuestra enhorabuena a El Universo de los Libros y a Fernando García Calderón, autor de una novela exquisita que estamos leyendo con todo interés y gratitud en esta casa nuestra hacendosa.

viernes, 1 de abril de 2016

Un viento que viene de todas partes

Ayer corría el alisio un poco sombrío, espeso entre nubes cenicientas. Cuando el alisio se pone industrial, huérfano de la luminosidad ligera que lo lleva y lo trae el por el océano como música a una bailarina, las cabezas en la isla también rinden servidumbre al volcán, agrisan los pensamientos y el peso de las rocas negras puede más en el espíritu que la danza desenvuelta del rizado de las olas. La gente anda tristuna y como sorprendida, abrumada por la atmósfera de lava densa como el tiempo entre bostezos que se pierde y no dejará tras su paso más que vida quemada.

Así andaba un servidor, entre melancólico y enfurruñado contra el viento torcido, cuando llegué hasta mi casillero para el correo, situado calle adelante, a unos doscientos metros de casa, (en la isla, las cosas tienen su lógica que es otra lógica). Y encontré de súbito el libro recién públicado que José Antonio Iglesias ha tenido la amabilidad de enviarme: Un viento que viene de Avalon. Ya se arregló el día. Si el alisio no corre en la tonancia risueña de su natural, el amigo poeta acude en remedio con otro viento no menos amable y poderoso: el de sus versos nacidos bajo el susurro de Avalon.

De regreso, confortado el ánimo y reconciliado con el alisio y con todos los vientos de este mundo, pensaba en lo pocos que somos, los pocos que quedamos, la muy poca gente que sigue teniendo por costumbre enviarse libros, escribir una escueta y cariñosa dedicatoria, satisfacerse los días y bendecir el tiempo con el maravilloso obsequio. Sí, cada vez somos menos. Llevamos camino de convertirnos en una feliz agradecida sociedad secreta: la de oidores de días y vientos, curadores de libros y amigos. No sé porqué se me representa que cuanto más oscuros sean los días por fuera, más radiante será nuestro pequeño gozo interior, la celebración del viento, los libros, la amistad.

Qué pocos quedamos…

viernes, 25 de marzo de 2016

La Biblia del revés

Si empezamos el Libro por el final, resulta que el Apocalipsis ya ha sucedido, se ha celebrado el Último Juicio y los que quedamos en este mundo somos reos de la pena eterna, también descrita infierno. Decían los místicos que el pecado es el error, y quizás nuestro castigo consista en el error como única certeza posible, lo que impide contemplar el sentido del tiempo en su recto significado: vamos para atrás.

jueves, 24 de marzo de 2016

Maldita verdad, de Empar Fernández


Últimamente está muy de moda la palabra emergente y creo que este es, en mi modesta opinión, el calificativo que se ha ganado a pulso la escritora barcelonesa Empar Fernández. Y digo emergente porque así, como quien no quiere la cosa, se va haciendo un hueco entre los grandes autores de la novela negra en nuestro país. Sin ruidos, sin alharacas, sin un márketing apabullante con el que atrapar a los potenciales lectores. Y es que creo que, quien ya ha leído alguna de sus publicaciones, irremediablemente se siente imantado por su narrativa, está deseando que un título suyo llegue a las librerías de nuestro país. Por lo menos, esto es lo que a mi me pasó. Ya me dejó un buen sabor de boca la lectura de La última llamada y volví a sentir las mismas sensaciones con este último título con el que cierra la trilogía dedicada a la culpa. Una trilogía que tiene la gran ventaja con respecto a otras, que las novelas que la conforman se leen de forma independiente, solo les une la temática que tratan.

domingo, 20 de marzo de 2016

La mujer del reloj, de Álvaro Arbina

Da gusto leer a autores jóvenes que saben lo que se hacen. De acuerdo en que la juventud no es una traba ni un mérito sino una circunstancia temporal, y de acuerdo también en que leer de manera especial a un autor, en función de su edad, es una bobada. Sin embargo, son muchos los “arrebatos de juventud” que tiene uno vistos (por fortuna, no demasiado leídos), como para no celebrar que un novelista como Álvaro Arbina (Vitoria, 1990), antes de meterse en harinas y costales se haya planteado un trabajo riguroso, esmerado y técnicamente muy bien acabado. Su novela La mujer del reloj es un ejemplo sobre cómo cualquier autor, joven o en edad provecta, debería acudir al oficio y arte literario para ofrecer a los lectores un acabado digno (muy digno en este caso) de figurar en los escaparates de las librerías. Y eso es mucho, perdonen la insistencia, dados los tiempos que corren.

miércoles, 16 de marzo de 2016

El segundo hijo del mercader de sedas

©Antonio Lara Ramos

Los libros tienen sus pequeñas historias, llegan a nosotros y terminan formando parte de nuestra vida. En mi relación con los libros leídos, como supongo ocurre a todo el mundo, suele haber siempre algo que los vincula a uno para siempre: una historia que influye en el modo de pensar, una lectura vinculada a un viaje, un libro comprado en un momento que no se olvida, un personaje que estará siempre en la memoria, una anécdota que suscita un grato recuerdo o una lectura que nos proporcionó ratos de disfrute y de gran placer.

En el año 1995, además de profesor, yo era vicedirector del instituto Padre Poveda de Guadix. Entre las atribuciones de mi cargo, me tocó organizar la semana cultural del centro. Una de las actividades que se programaron fue la presentación de El segundo hijo del mercader de sedas, la ópera prima del abogado laboralista Felipe Romero. La novela llevaba publicada pocos meses, su éxito empezaba a ser relevante y entendimos que por sus connotaciones históricas y el personaje central, un adolescente, podía ser un texto de lectura muy adecuado para nuestros alumnos. Quizás no se tratara de una novela con un gran valor literario, pero estábamos ante un texto sencillo, con una historia bien contada y de lectura fácil, virtudes suficientes para embaucar al lector y a nuestros alumnos.

jueves, 10 de marzo de 2016

La mujer del reloj, de Álvaro Arbina

Álvaro Arbina introduce en esta su primera novela publicada ingredientes como el suspense, la historia, aventuras, romance y secretos familiares que dosifica a lo largo del desarrollo de la trama y la convierten en una lectura atractiva, con un ritmo narrativo prácticamente constante, en el que nos encontraremos con muy pocos bajones que ralenticen su lectura. Todo ello contado desde la perspectiva de un narrador universal.

Y es que la vida de este joven protagonista de tan solo 16 años, Julián Aldecoa de Giesler, va a dar un vuelco desde el momento en el que le informan de que su padre ha sido asesinado en extrañas circunstancias, no pudiendo así contarle éste el codiciado secreto que desde hace años protege su familia. Este hecho le llevará a abandonar la Llanada Alavesa en la que vivía para recorrer el país en busca de respuestas, de saber quién o quiénes y por qué lo habían asesinado.

Publicar, envía tus textos

Si deseas enviar un texto propio con objeto de que sea comentado y valorado por nuestro Equipo de Gestión, puedes remitirlo desde la sección Tus textos comentados o por correo electrónico a absolutebuzon@gmail.com. Admitimos todos los géneros y el texto puede consistir en una obra acabada o un fragmento.. Semanalmente se publicará en la sección de Tus Textos Comentados la crítica a aquel que se considere más apropiado, tanto por su calidad como por los elementos que puedan aportarse en dicha crítica y que resulten de interés para el conjunto de los usuarios de La Hacendera. Si estás seguro de tu trabajo y te atreves a someterlo al criterio de escritores de reconocida trayectoria, esta sección va a traerte de cabeza.

miércoles, 9 de marzo de 2016

Lo que dicen los dioses, de Alberto Ávila

En el Madrid de la posguerra, un carnicero psicópata comete crímenes espantosos contra indefensas niñas, escenificando en el ritual homicida sus más sórdidas y sanguinarias fantasías. Una médium asesora de la policía española, y ayuda a resolver casos complicados...

Treinta años más tarde, una periodista especializada en asuntos paranormales comienza a indagar aquel antiguo, terrible misterio, y está dispuesta a resolverlo. Su interés por “la casa encantada” donde vivía la medium la hará toparse con aquellos viejos crímenes y con un Madrid sombrío, secreto, de sótanos cegados y cuartos olvidados en mansiones decrépitas donde hace décadas que no entra una brizna de luz.

Nos, de Miguel Arnas

La novela se titula Nos, y eso es, como suele decirse, una declaración de principios. Se trata de una obra, digamos, ¿coral? ¿O más bien generacional? Las dos cosas a la vez, y más cosas. Nos es toda la gente que hace treinta y tantos años sabía perfectamente y tenía absoluta conciencia de que los años jóvenes de su vida, su tiempo de crisis de maduración sentimental e intelectual, su "meollo" vital, coincidían con la juventud de una sociedad nueva, nacida tras el desmantelamiento del franquismo. Todo es un estreno en esta novela, y al mismo tiempo recae sobre ella la sagacidad narradora de Arnas como el tiempo antiguo, eterno, integrando a los protagonistas-narradores de la obra en ese vínculo indestructible que el pensamiento establece con el ser y al que llamamos "identidad"; a mendudo, "civilización".

El efecto Cuesta

La caricaturización siempre emplea un trazo rápido y suelto pero como la gente ya ha recuperado la costumbre de asistir a conferencias, aunque sean bajo la forma de monólogos, siempre que resulten hilarantes o al menos escatológicos, es de suponer que nos estamos culturizando y somos capaces de comprender cierta ironía. Por eso hablo del éxito de lo vulnerable...


martes, 8 de marzo de 2016

La Soria de los sueños Rotos, de Manuel Villar Raso

La Soria de los sueños rotos es la última novela, inédita, escrita por Manuel Villar Raso.

Os ofrecemos el primer capítulo de esta obra.

Al mismo tiempo, un homenaje y un recuerdo lleno de afecto hacia el escritor grande que es, el gran amigo que fue.

I Premio La Hacendera de Narrativa y Poesía

La Hacendera, como medio digital al servicio de la creación literaria, con el propósito de ofrecer a sus usuarios la posibilidad de participar en un certamen literario de prestigio, convoca el presente Premio La Hacendera de narrativa y poesía, en su primera edición, de acuerdo a las siguientes BASES:

lunes, 7 de marzo de 2016

La Hacendera, donde todos cuentan y cada voz cuenta mucho

La Hacendera es algo más que una red social de escritores, o una web donde los usuarios pueden colgar contenidos. Desde que concebimos este proyecto y el Equipo de Gestión se puso a trabajar en él, para todos nosotros estaba muy claro lo que queríamos: un lugar para la creación literaria que respondiera a lo que siempre habíamos buscado y nunca encontramos en Internet:

domingo, 10 de enero de 2016

Voluntad

Hay caminos en la estética que se apartan de lo racional; lo irracional es también inmensa fuente de belleza. La estética, el modo en que una persona siente el mundo, es más amplia que la razón”.

He aquí una declaración de principios, también de intenciones, que da sentido a un tratado monumental sobre el ser y su proyección en la doble vertiente (doble evidencia) psicológica y social. Voluntad es una obra sistematizadora en el sentido filosófico, en la medida en que el autor recurre a todos los veneros de conocimiento que pueden expresarse por escrito: el razonamiento científico, la reflexión psicológica, la indagación metafísica, la narrativa, la poesía… El conocimiento es UNO, y las formas de aproximarse a él muy diversas aunque, en el fondo, también son la única forma: el ser que se piensa e inmediatamente piensa el mundo. Decía Nietzsche que “cada uno es para sí mismo el más lejano”, y no andaba muy lejos de la verdad. Hablamos con una suficiencia temeraria de los “misterios” fundamentales, el origen del universo, el ser, nuestra propia proveniencia, el sentido de la vida (interrogante de una terrible puerilidad, por cierto); sin embargo, a nadie, a muy pocos se les ocurre pensar en el más insondable y en realidad único misterio: nosotros mismos. El formulado “¿Quiénes somos?” adolece de una soberbia insoportable. Humildad, amigos. Humildad para conocer, si fuera posible, algo acerca de nuestra incierta naturaleza. La pregunta es: ¿Qué somos?

sábado, 9 de enero de 2016

Cómo aprender a leer en cinco lecciones. (De cosecha ajena).

"No trates a los personajes como si fueran personas reales". Aunque sea inevitable, para disfrutar de verdad del sabor de una obra hay que recordar a cada página que sus personajes no existen. No existe el rey Lear, ni Hamlet, Hedda Galber, el mentado Heatchcliff, la pequeña Nell, Tristram Shandy, Jane Eyre, Clarissa... No existe una Emma Bovary, tampoco un Stephen Dedalus.

Cuando un director teatral que trabajaba en una de las obras de Harold Pinter le pidió indicaciones de lo que hacían los personajes en el pasado antes de entrar en escena, el dramaturgo le contestó: "¿Y a usted qué coño le importa?" Así, explica Eagleton, al ser plenamente conscientes de que los personajes se desvanecerán en el aire al cerrar el libro, podremos olvidarnos la realidad y observar el artificio con el que el lenguaje crea un individuo, como un gólem de barro.

martes, 5 de enero de 2016

Leyendo...

El año nuevo llega con todo, el compendio racionalista tramado por Martín López Corredoira durante veinte años. Doctor en filosofía y ciencias físicas, astrofísico de profesión, López Corredoira acude desde la primera página (primera de más de 1000), a un lenguaje sencillo, divulgativo, ameno y directo, para adentrarnos en los universales perpetuos del pensamiento humano, la relevancia ontológica del yo y la conciencia, la (im)posibilidad de la libertad y la tarea del "guerrero": el deber ser.

De muchos libros se afirma que son "un recorrido". Voluntad me está resultando un viaje apasionante. Cuando termine y resuma mis impresiones de lector, habrá más (espero que mucho más) sobre mis impresiones.