Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2012

28-F

Día de Andalucía y Día Mundial de las Enfermedades Raras. Mundial, nada de provincianismos, localismos y nacionalismos. Mundial porque las enfermedades raras afectan a todo el mundo. A mí sin ir más lejos. Desde hace unos cuarenta años, aproximadamente, padezco una extraña enfermedad, rarísima, que consiste en sentirse bien de salud pero tener la certeza de que en realidad estoy pochísimo, condenado a extinguirme de repente o tras largo padecer. Conforme pasa el tiempo se acrecientan los síntomas de esta dolama, y no hay médico que le ponga remedio.

Pero dejemos estos asuntos de salud, tan delicados, y vamos a lo que interesa: el 28-F. Pues, como saben, este día de Andalucía tiene una significación especial, ya que el próximo mes se celebrarán elecciones autonómicas. Y el caso es que, por ejemplo, me tomo la temperatura, en el sobaco: 36’4ºC. Normal, dentro de lo que cabe. Pues nada, me siento como arder por dentro. ¿Eso es raro o no es raro? El médico no me hace ni caso y mi prójima …

Soluciones imaginarias

Llevaba unos meses dando la carga a mi amigo Feromio, que es un manitas de la electrónica. ¿Por qué la baterìa de la afeitadora dura mes y medio si sólo me hace falta cinco minutos al dìa? ¿Y por qué la batería del móvil dura un rato, si lo uso continuamente? Feromio ha solucionado el problema, con un ingenio mixto que combina la potencia de carga de la afeitadora con las prestaciones del móvil. Ahora puedo hablar todo lo que quiera sin agotar la batería. Pero sólo mientras me afeito.

Policía malo, político bueno

Llevan toda la vida haciéndolo. El truco es más viejo que los Juegos Reunidos Geyper pero les sigue funcionando. Y qué bien lo aprovechan.

Lo recuerdo desde que tengo memoria para estos asuntos, cuando era joven, feliz y con poquitas luces. Tal como clamaba mi abuela cada vez que su nieto tenía líos con el régimen de don Francisco, yo no era malo sino todo lo contrario: “un ángel”. Sospecho que esta catalogación de ser angelical era la fórmula sutilísima que utilizaba aquella buena mujer para definirme como tonto de remate.

Yo no me daba cuenta, claro. Porque tontos de remate éramos muchos, cientos, a veces miles de estudiantes dispuestos a invadir la calle, correr delante de la policía, gritar las consignas que hubiese que gritar y lanzar alguna que otra pedrada. No volcábamos contenedores de basura porque en esos tiempos no se estilaba el reciclaje y, la verdad, teníamos un mobiliario urbano muy reducido. Éramos palestinos en precario, sin contenedores para montar barricadas ni cajer…

19-F - Histórica jornada de lucha

La primera manifestación en la que participé fue en 1974. Protestábamos por la pena de muerte impuesta a Salvador Puig Antic. Aunque éramos cuatro gatos conseguimos cortar la calle Ganivet de Granada, tan céntrica, soportalada y señora. Dimos unos cuantos gritos y echamos a correr en cuanto apareció la policía. A los pocos días, el anarquista catalán fue ejecutado.


La manifestación más concurrida a la que he asistido ocurrió en noviembre de 1981. Cuatrocientas mil persona bien contadas, provinientes de toda España, se congregaron en Madrid, en el campus de la Complutense, para escuchar a Felipe González, quien arengaba en aquellos tiempos con el famoso asunto de “OTAN, de entrada NO”.

Ahí ya me fui dando cuenta de lo útiles que son las manifestaciones.

De su consecuencia, hoy, 19 de febrero, jornada histórica de impetuosa protesta contra la reforma laboral, mi perro y yo hemos decidido manifestarnos donde siempre; hecha la prevención al animalillo, por supuesto, de que sus deyecciones …

En el país del arte

Salvo cataclismo, los lugares permanecen. Cambian, naturalmente, las gentes, las costumbres, las condiciones sociales y políticas y cuantos trazos conforman el paisaje humano que encuentra el viajero en todo destino. Sin embargo, pareciera que hay un sustrato también inalterable en ese gran mural donde lo perdurable y lo transitorio se conjugan para instituir la realidad manifestada de ciudades y naciones, una esencia o espíritu del lugar que es inmune al paso del tiempo y que actúa como testigo soberano del enclave, de su realidad primera y última (invisible, aunque perceptible a la sensibilidad del viajero inquieto), y, por supuesto, de su razón de ser en el mundo.

Esa es, desde mi punto de vista, la diferencia capital entre un turista y un viajero. Los turistas acuden para ver lugares, en tanto el viajero busca y se complace en la índole latiente, esencial, del territorio que visita. Decía Aristóteles, en una definición más que conocida, que el arte no consiste en representar las co…

Gao Singjan

A veces, en internet se encuentran cosas extraordinarias:


“Se está perdiendo el carácter misterioso de los seres humanos,
La ideología ha sido sustituida por el método;
el pensamiento por la información;
el concepto por el procedimiento;
la lengua por el cine y la televisión;
los escritores por los periodistas;
los poetas por las estrellas de la canción;
la literatura por los noticiarios;
la personalidad por el estatus;
el valor individual por la mercancía;
la sicología por la acción;
el sexo por el consumo ".

Gao Singjan.Gazhou (China), 1940

En nombre del rey

Sólo son 68 páginas, un poco densas pero muy reveladoras sobre este asunto.
Es tema del día y lo seguirá siendo unos cuántos más, seguro (a menos que Belén Esteban se quede embarazada otra vez, de otro torero, un milagro improbable).
Anímense. Sepan de lo que hablan cuando hablan de lo que todo el mundo habla.
Algunos periódicos lo califican como "una vergüenza".
Aquí están los hechos probados, los fundamentos jurídicos y la parte dispositiva de esta vergüenza. Y aquí también.

Disculpas

A todos los que habéis enviado comentarios a este blog. Hasta hoy no he podido resolver los problemas técnicos que impedían su publicación. El principal de esos problemas era (y sigue siendo), mi torpeza para manejarme con aplicaciones un poco sofisticadas como esta. El segundo problema, mi empecinamiento en mantener este formato y diseño del blog, a pesar de los inconvenientes. Mea culpa.
Juro y prometo por las pezuñas de mi caballo que a partir de la fecha todos los comentarios serán publicados puntualmente, con inmenso cariño y la completa gratitud que merecen.
Saludos a todos y muchas gracias de nuevo.

Roma

Hay ciudades muy vivas que imponen al viajero la potestad soberana de su latir cotidiano, y hay ciudades que son como inmensos panteones, donde la piedra y la historia pesan más que el fulgor de los escaparates, el ruido del tráfico o la algazara infantil a la salida de los colegios. Son ciudades mausoleo, testigos sobrecogedores de épocas remotas y perdidas para siempre, un tiempo y un mundo que ya nunca volverán. Ese es su poderoso atractivo, una seducción algo nocturna que poco a poco va erigiéndose en el ánimo del visitante como un lamento antiguo, la canción bella y muy triste que permanece indeleble en el espíritu del lugar aunque la voz que llega a nuestro oído se haya disipado hace muchos siglos.

Hay ciudades para vivirlas con la vista en el reloj y el calendario, colmadas de emoción por el presente, y hay ciudades como sepulcros: las más bellas y colosales sepulturas del planeta.

Si, además, ha pasado por aquellos reinos el flautista de la leyenda, la evidencia arrasa al aturdi…

Las historias gallegas

Todos sabemos de lo que hablamos cuando hablamos de Cunqueiro, pero qué difícil es nombrar su literatura. Cabe una definición absoluta y excluyente que lo identifica ciertamente con lo magistral, pero ahí reside el problema: el adjetivo “magistral” resulta en exceso manido, y además entorna (aunque no cierra) las puertas a un comentario menos rotundo si bien igual de emocionado sobre su obra. En el breve y sobresaliente ensayo de Manuel Gregorio González que prologa esta edición de Las historias gallegas, el autor define la obra de Cunqueiro casi por lo que no es: no se trata de un autor retardario ni su prosa versa sobre la Galicia heráldica y pagana de Valle Inclán. Es un autor instalado en los soberanos ámbitos de la melancolía, pero tan lejos del desafuero romántico como de las truculencias góticas, o las fantasías ultracósmicas y terribles de Lovecraft. Leemos, pues, a Cunqueiro; sabemos que muy difícil, acaso imposible, será encontrar un autor en la literatura española que esgri…