Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Emigrar o emigrar

Mi amigo Diego está con el papeleo para conseguir un trabajo en Noruega, instalando fibra óptica. Me dice que está cansado de pasar estrecheces, de que cualquier empleo que le surge en Sevilla sea temporal, más bien efímero, y pagado como se pagaba hace treinta y cinco años la recogida de la uva en Almería. Él y su mujer (como tantos otros jóvenes matrimonios) están sacando la familia adelante  a base de entusiasmo y mucha fortaleza ante la adversidad. Hace años vivían y trabajaban en Barcelona. Los "pilló" el ERE de AENA y, desde entonces, el desempleo determina su vida cotidiana. Tienen dos niños pequeños a los que Diego dice que va a extrañar muchísimo en el caso de que haya suerte y consiga ese trabajo en Noruega.


Ya no hay emigrantes como los de antes, claro. Nadie se marcha de España hacia otro país, en busca de oportunidades laborales, con la garrafa de aceite y la talega repleta de embutidos. Nadie sube a un tren antediluviano, dispuesto a dormitar arropado por su tri…

Alguna verdad incómoda sobre la crisis

Bueno, pues ya están las cifras de desempleo por encima de los cinco millones, casi un 14% de la población; ya tenemos el coste del combustible en niveles copernicanos, los precios de los productos básicos como si fuésemos millonarios, el consumo en desplome, el crédito desaparecido en combate, las listas de morosidad engordando cada día (comprometiendo fatalmente al consumo futuro, cuando “salgamos de ésta”, que de ilusión también se vive); la burbuja inmobiliaria no se desinfla porque los bancos, dueños de casi todo el ladrillo-basura, se empeñan en no perder lo que en su día no ganaron más que a base de especulación. La Seguridad Social es menos segura y menos social, el Estado del Bienestar un recuerdo y “las políticas sociales” una rémora insostenible de la que nuestro gobierno (y cualquier gobierno imaginable en esta situación), no sabe cómo desembarazarse de golpe, aunque sabe que tiene que quitársela de encima. Y para colmo de males nos nacionalizan REPSOL en Argentina y elimi…

El hombre a la intemperie

Llueve (qué noticia), y parece que los árboles estremecidos por el viento quieren colarse en mi habitación. Para vivir en estos nortes sin sobresalto hay que acatar la evidencia como quien se suma a un pacto de espíritus antiguos. Algo difícil de adivinar y sencillo de asumir: la lluvia y el temblor de los árboles no son paisaje, ni una realidad aparte. Hay que renunciar a algunos prejuicios positivistas, la manzana de Newton y el yo freudiano (por decir algo). Olvidemos todo eso. Aquí, el mundo es así.

Sonia está en Madrid. Voy sigiloso de un cuarto a otro para no quebrar la presunción de casa deshabitada, escenario perfecto para la lluvia. Los periódicos no han dicho nada al respecto, maldición; si fuera sobrino de Joyce no podría escribir: “Los periódicos tenían razón, nieva en toda Irlanda”. Para el caso... El día es perfecto, de soledad entre lluvias e insolentes arboledas.

Quizás aproveche para terminar la novela de Javier R. Portella, El hombre a la intemperie, una historia fut…

Excusas para no follar con una gorda

El pasado viernes 13 (de abril, de 2012, seamos precisos en la data), durante todo el día fue Trending Topic (más buscado) en Twitter, la graciosa ocurrencia: #ExcusasparaNoFollarConUnaGorda. Algunas respuestas eran de lo más ingenioso: “No te encuentro el coño entre tantos michelines”; “Me siento atraído pero sólo por tu campo gravitacional, so cerda”. Y cosas así.
Estos pequeños fenómenos de la cotidianeidad virtual confirman plenamente, una vez más, dos certidumbres instaladas en mi santiscario desde hace mucho:

-Cualquier imbécil que pague una tarifa plana (si se la pagan sus padres mejor), compra el derecho y en consecuencia se siente legitimado para publicar lo que quiera, dar opiniones que nadie le ha pedido y que nadie necesita, escribir mugrientas majaderías con todas las faltas ortográficas que le sugiera su ignorancia ... y puede obtener considerable éxito de audiencia.

-Se deduce de lo anterior: un porcentaje muy elevado de los usuarios de Internet son estúpidos; gente aburri…

Guardar las formas

El mundo, la realidad, la sociedad, la historia... cada día se me asemejan más al ordenador en el que escribo: no tengo ni idea de cómo es por dentro, cómo está hecho y por qué funciona; pero sé cómo funciona. La única diferencia, decisiva, es que una máquina (y el ordenador no deja de serlo), hace aproximadamente lo que le indicamos, mientras que el mundo se conduce como le da la gana, al exclusivo dictado de unas leyes (en el caso de que existan), muy propias y muy ajenas a la voluntad de los humanos.


Hablando de voluntad, decía Zubiri, con su proverbial letra clara para hablar de lo borroso, que la historia es “una voluntad de ser” mantenida y proyectada en el decurso temporal. De su consecuencia, la historia debe de tener un sentido. ¿Cuál? En eso ya no es tan clara la letra de Zubiri, aunque el asunto continúe igual de borroso.

Al final, queda el remedio (o mejor dicho: el consuelo), de reconocer que a falta de un sentido evidente que vincule ambos términos, historia y voluntad, p…

Llueve

Desoladoras portadas de prensa. Los vetustos fantasmas de la Gran Depresión se han removido desde la tiniebla, arrecian y aúllan contra España. Se han colado en los despachos de nuestro gobierno. El presidente, un poco pasmado, un poco amedrentado, hizo mutis y escapó por la puerta de atrás. Eso cuentan algunos medios.

Sube el transporte público un 11% en Madrid. El gobierno catalán piensa aprobar una tasa de diez euros por día de hospitalización a los usuarios de la Seguridad Social. Los ancianos de una residencia malagueña se quedan sin agua porque la Junta de Andalucía no paga los recibos. El nieto del rey (de España), ha recibido un disparo en el pie, afortunadamente para el resto de su cuerpo (las carga el diablo, y si son borbones, las carga dos veces). Mario Vargas Llosa, en su último ensayo (Alfaguara), mantiene que la cultura de masas favorece el espejismo de que sus consumidores se crean cultos y a la vanguardia con el mínimo esfuerzo intelectual. Al novio de Alaska le molest…

14 de abril

Cuando la semana santa cae en abril, el viernes festivo suele ser buen día para hablar de la República. Como este año, además de caer la semana santaen abril, el yerno del rey ha caído por los juzgados de Palma, se redoblan las circunstancias favorables (o ya las redoblará el buen redoblador), para traer a colación las tres ediciones frustradas de la República Española: primera, segunda y tercera.

La primera se fue al garete porque una turba de políticos descerebrados, representantes del pueblo en el parlamento nada menos, convirtieron a España en un puzzle cantonal donde los vecinos de la soberana Villarriba masacraban a los de la no menos soberana Villabajo, precisamente en soberana demostración de que la independencia territorial e imperio de la ciudadanía se demuestran a tiros y se pagan ( y se cobran) con sangre. Mucha. Cuanta más, mejor.

La segunda no cuajó del todo debido a que, desde su mismo nacimiento, nadie le dio la menor oportunidad. Los partidos de derechas eran monárquic…