Ir al contenido principal

Estimado editor...

He recibido, ignoro porqué, esta carta de un editor:

"Estimado José Vicente,

Soy editor y colaboro con la Editorial xxx y con la Editorial xxx, ambas de Madrid. Encontré su contacto buscando nuevos autores en Internet. Me gustaría leer una breve biografía suya, el resumen de una obra completa que quiera publicar y una muestra de la misma, para valorar si encaja en nuestra línea editorial. Con los autores que tienen pocos o ningún libro publicado en España trabajamos en coedición, cubriendo la mitad de los gastos de edición.En este caso trabajamos durante dos años junto con el autor para darle a conocer en España. Le agradezco de antemano y quedo a la espera de sus noticias.


Un cordial saludo,

Alejandro Luque – editor

Calle General Ricardos nº 31 Madrid"



A la que inmediatamente he contestado (no me gusta dejar sin respuesta a quien se interesa por mi dedicación literaria):


"Estimado Alejandro Luque.

Soy escritor, tengo publicadas 16 novelas y 3 libros de relatos y colaboro con muchas editoriales y algunos medios de comunicación, de Madrid y de ciudades y países que no son Madrid. He encontrado su dirección al abrir mi bandeja de correo electrónico. Me gustaría leer una breve historia de su editorial, su catálogo, su cuenta de resultados de 2012 y un estadillo de ventas de los títulos que publican, para valorar si ustedes encajan en la línea de calidad y comercialidad que considero indóneas para una editorial. Con las editoriales que tienen pocos o ningún libro publicado en España trabajo en coedición: yo les doy el manuscrito (que vale lo suyo), y la editorial lo paga y lo publica y se encarga de distribuirlo y comercializarlo. Por supuesto que iríamos a medias en los gastos: ustedes aportan el gasto de dinero en metálico y yo el gasto de materia gris, trabajo y tiempo indispensables para escribir un libro.

En tal caso trabajaría dos años con la editorial (cobrando, naturalmente) para enseñarles cómo funciona este honrado gremio en España y en el mundo y para darles a conocer a otros muchos autores que, estoy seguro, publicarían con ustedes en las mismas condiciones que yo les planteo.

Le agradezco su interés y quedo a la espera de sus noticias.

José Vicente Pascual - Escritor".


¿No?

Entradas populares de este blog

La hora de Bizancio

Capítulo primero del ensayo Ciberadaptados, de Antonio Manilla, publicado por la editorial La Huerta Grande (2016).





La hora de Bizancio



Tengo para mí que la deseuropeización de Europa la comenzamos nosotros mismos, los europeos, mucho antes de la creación de la Comunidad Económica. Hablar de la caída en desuso de los valores que nos construyeron, probablemente sería atinado si es que creemos que las civilizaciones se erigen alrededor de un ideario. Yo pienso que los valores vienen siempre después de algún otro impulso, como justificación o así, al menos hasta la creación de las filosofías idealistas, que, además de invertir el curso habitual del río de la vida, me parecen por lo general un exceso de optimismo o fe en lo teórico que casi nada más han producido dictaduras y sistemas inhumanos. El motor constructor de Europa, como ocurre con las parejas, pienso que fueron dos: un ansia insaciable de conquista y un anhelo no menor de definirse a través de la diferencia.

En el mundo globaliza…

Una hamburguesa en un McDonald's

A las pocas semanas de conocerla, paseábamos por no recuerdo que ciudad. Se fijó en un McDonald's que brillaba nocturno y pomposo, con sus luces redichas de cafetería americana para niños felices; y como una niña feliz, y hambrienta, me dijo: "¡Qué suerte... Vamos a comer una hamburguesa!"

Diez personalidades tóxicas en Facebook (y cómo librarse de ellas)

Facebook no es un manicomio autogestionado como twitter, pero en materia de gente perturbada, asfixiante, obsesiva y dañina presenta una variedad más que notable. Y una abundancia preocupante. Los usuarios de esa red social tenemos la ventaja de compartir nuestros contenidos con gente que, más o menos, es amiga; es decir: podemos controlar quién ve nuestras publicaciones y a quiénes vemos. Sin embargo, ¿quién no se ha topado, con demasiada frecuencia, con "muros" y biografías atiborradas de sandeces, impertinencias, majaderías, insultos y toda la basura que una mente desocupada y confusa puede generar en una mañana o una tarde de posteos?