Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2013

Aprendizaje, de Arthur Koestler

Intelectualmente, fue un periodo de estancamiento. Mi desarrollo espiritual se había detenido a los veintidós años, en el momento en que había empezado a “progresar” y a ascender en la escalera que me llevaba a una carrera laboriosa y próspera. Aquellos días en que me atormentaba la imagen de la flecha partida, el dilema entre la acción y la contemplación, pertenecían ya al pasado y también al porvenir. Mi vida en París, y luego durante el primer año que pasé en Berlín, no careció de agitaciones nerviosas, pero fue espiritualmente vacía. Giraba alrededor de dos polos: el trabajo furioso y una frenética caza de mujeres.

Últimas gracias de la divina izquierda divina

Escribe mi amigo Ernesto Ruiz en su blog de facebook (transcribo literalmente):

"No soy monárquico. Pero acepto esta monarquía como mal menor. Fue buena para la transición y creo q le debemos esa gran ayuda.
Creo q soy correcto, educado, respetuoso. No me caen bien ni Sánchez Gordillo, ni Más, ni Rubalcaba, ni Rajoy, todos ellos -para mi- filibusteros de medio pelo con sus intereses más q evidentes. Pero respetables puesto q hay muchos votos detrás de ellos: y respeto a quienes los eligieron, aunque con ninguno de los elegidos nada comparta.

La fealdad por decreto

No importa el sitio donde se ha cometido la fechoría. Con saber que se trata de una capital española cuya historia fue enriquecida durante más de mil años por un espectacular legado artístico y patrimonial, e informarnos de que en la perpetración de esta iniciativa ornamentaria (por llamarla de alguna manera), han intervenido, como es de rigor, el ayuntamiento de la legendaria villa y un "autor contemporáneo", ya podemos suponer que se trata de un atentado más contra la decencia estética, la congruencia monumental del centro histórico de la desdichada población y, desde luego, contra las arcas públicas que han pagado estos adefesios.

Porque estas "esculturas urbanas" han costado una lana, evidentemente.

Porque las han colocado en pleno centro histórico, junto a edificios y monumentos que son la joya del románico y el gótico español.

Preguntarse el porqué del crimen es inútil. Considerando las luces de quienes nos gobiernan (en los ayuntamientos y en cualquier inst…

Volver al pasado

Bueno, pues ya estamos como en el siglo XIX, y me refiero al cogollito nefasto que antecede y prosigue a la primera reúpública: dos partidos (uno "liberal" y otro "conservador") se turnan pacíficamente en el poder y se reparten las sinecuras del Estado y, ya puestos, las riquezas del país; el caciquismo social y político (léase corrupción) campa a sus anchas; las masas hambrientas y analfabetas medran tristemente desesperadas (el papel del analfabetismo lo cubre la "cultura de masas" y sus iconos trascendetantales, Tele5 y demás bazofias); el dispersionismo cantonalista se exacerva, las burguesías periféricas se ponen en jarras y amagan escindirse de la rancia Castilla (ahora la llaman "El Estado"). Sólo nos falta una guerra colonial o una Semana Trágica, pero todo se andará.