Entradas

Mostrando entradas de julio, 2013

Lecturas de verano

Imagen
Para la hora fresca de noche

El secreto del bosque viejo Dino Buzzati
* Para toda hora
El andamiaje de los sueños Ángel Fierro - Esperanza d'Ors
* Para la hora de la siesta

El enigma de las seis copas Manuel Sánchez Sevilla
* Para aprender, que siempre es hora

Nueva York a diario Hilario Barrero

Yo creo que con estos cuatro títulos acabo el mes de julio. Y en agosto, frío al rostro.

Secretos de libro

Imagen
Robert Galbraith, militar jubilado que hacía sus tímidos asomos en el mundo literario con "La llamada del cuco", su primera novela, había vendido hasta la fecha 450 ejemplares. Descubierto el "secreto" sobre la verdadera autoría de la obra, imaginen: JK Rowling, la de Harry Potter, las ventas del libro han crecido un 500.000% en cuestión de horas. Ya es el más vendido del mundo mundial, en librerías y plataformas digitales.

Vivir de la literatura

Imagen
Dos veces dos me han preguntado esta semana por el mismo asunto: vivir o intentar vivir de la literatura; un afán que me distrae tanto como el juego de petanca desde que comprendí, hace muchos años, que una cosa es vivir de lo que uno escribe y otra durar mientras se escribe de cualquier cosa.

Voz narradora, ¿voz impostora?

Imagen
Bueno, se lió un poco (no mucho, pero más de lo habitual), con la entrada anterior de este blog. Algún mensaje privado y algunos correos electrónicos iban subidos de tono, casi tanto como yo lo estuve al comentar aquello de la “gilipollez” de Barth según Olmos, herido o indemne. Concedo que a lo mejor se me fue la mano, pero estarán de acuerdo mis comunicantes (hasta anónimos los he tenido), en que fue un acto de legítima defensa de intereses ajenos, o sea: de un altruismo encomiable. Mi abuela bien, en la gloria divina desde hace décadas.

Gilipollas travestidos y pollos de corral

Imagen
A veces las ponen a huevo. No siempre, pero hay ocasiones gloriosas en que asoma por debajo de la puerta el hueso pelado de la narrativa considerada como un arte subsidiario de Informe Semanal, Callejeros y Españoles por el mundo; la piadosa vocación de echar sopicaldo a la insípida rutina de las masas lectoras y, a más penuria, al lánguido paseo de domingo por la tarde en que se ha convertido la literatura española, sobre todo desde que triunfase imparable el género novelístico y poético que la crítica NO especializada distingue con la etiqueta de “Qué infeliz soy después de divorciarme, viviendo en Nueva York con una amante eslovena veinte años más joven y dedicándome a enseñar literatura del Siglo de Oro en el Manhattan College, cuando podría haberme quedado en el pueblo tan a gusto, tirándole piedras a las cabras”.

Desnudos, felices, obedientes...

Imagen
Vestirse uno para que después lo desnuden está bien, se pasa el rato y a veces se conoce gente. Pero desnudarse para que luego te vistan es hacer el muñecón y el papelón, digo yo. Las ciento veinte personas que el pasado uno de julio aguardaron desnudas a la entrada de una megatienda de ropa en Barcelona, para beneficiarse de las rebajas de verano y la promoción “Ven desnudo y sal vestido gratis”, son un ejemplo impecable de los niveles de estupidez y sumisión que muchos conciudadanos están dispuestos a asumir para caerle en gracia al sistema. En todo caso, para merecer su benevolencia, tan arbitraria ella.