Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2013

Baby

Imagen
En 1987 escribí una carta a una persona que vivía en París, de la que no recordaba su nombre y, la verdad, ni siquiera recordaba su existencia. En aquella carta le daba noticias sobre la muerte de un amigo común, muy querido por los dos.

Hoy, 25 años después, a través de facebook se ha puesto en contacto conmigo desde Buenos Aires. Él sí recuerda la carta recibida y sí me ha tenido presente todoeste tiempo, a través de mis novelas y en especial de "Palermo del cuchillo", publicada en 1996 y dedicada a la memoria del amigo difunto, nuestro Baby, el pintor argentino de origen vasco José Azcoitia Bilbao.

Todo lo cual me hace pensar, de nuevo, que las cosas importantes de la vida nos suceden cuando no estamos. Cuando ni siquiera sabemos que están ocurriendo.

El tiempo como ficción secundaria en el proceso productivo

Imagen
Siempre me pareció un espanto llegar a convertirse en una de esas personas que suspiran por la llegada del fin de semana y después consumen el tiempo de asueto deprimidos porque el lunes se acerca. Aunque también es verdad que desde la infancia me enseñaron que “El tiempo es oro”. Si la sentencia se formulaba en lengua inglesa, “Time is gold”, adquiría el prestigio casi glamuroso del estilo de vida anglosajón, americano nada menos, moderno y dinámico, un lema para la acción y un acicate de superación y perfeccionamiento personal que solía recompensar a sus devotos con la fortuna monetaria. América (los Estados Unidos), eran un gran país porque el botones de un banco podía llegar a millonario y un repartidor de periódicos a presidente de la nación. Siempre y cuando hubiesen tenido por guía y norte en su existencia el principio sagrado de “Time is gold”, todo aquello era posible.

Almirante en Tierra Firme

Imagen