Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

El mundo como voluntad y predeterminación

Imagen
Según la ortodoxia marxista, el ser humano es un nudo de relaciones sociales. (Marx no habla del “ser humano”, sino del “hombre”, pero nosotros, al día de hoy, nos quitamos de encima sombras y sospechas, y sustituimos el clásico “hombre” por expresiones más acogedoras; con tal de que no resulten cursis o ridículamente incorrectas, vale). A lo que íbamos…

No es que al materialismo dialéctico le preocupasen mucho la índole y esencia de lo humano, ya saben: se trata de una visión totalizadora y científica del mundo, una wetl donde sólo alcanzan verdadero sentido e interés las dinámicas sociales, cuyas protagonistas son las masas; el curso de la historia es único e invariable, camina sobre raíles de acero hacia su fin necesario, que es el comunismo en su fase superior, y, en consecuencia, toda existencia individual, todo proyecto de vida personal, alcanzan una importancia relativa. En la narrativa clásica socialista, o materialista, el drama personal sólo tiene relevancia en la medida en…

El drama wagneriano

Imagen
Lo que sólo tiene significado como forma histórica es puramente convencional, no puramente humano. Desde este planteamiento inicial, alcanzado tras décadas de reflexión y tenaces experiencias de aprendizaje, llega Richard Wagner a la conclusión de que la obra poética sólo puede expresarse en dos instancias esenciales: la palabra, para expresar la inmediatez limitada del drama de la existencia, y la música, como forma y representación de aquellos elementos propios del espíritu y que no pueden ser expuestos por medio sólo de la palabra. Aunque va de suyo que la música, para Wagner, no es una sustitución o remedio para la limitación de la palabra, sino la manera (superadora) de indicar y describir aquello que por pertenecer a la índole evidente/indescifrable de lo humano no puede decirse de manera distinta. La música, por tanto, es la forma más elevada y cercana al núcleo del "misterio" concebida por la humanidad para nombrar lo que ningún idioma circunscrito a la historia pue…