Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Sumisión, de Michel Houellebecq

Si veo a un niño comer tres pasteles en ocho minutos puedo hacer cuentas y deducir que habrá reventado en los siguientes veintidós, o suponer que tarde o temprano dejará de engullir dulces. "Sumisión" es una novela estadística sin compasión: Al paso que va Europa, tanto en los ámbitos de la demografía como de la cultura (la maltrecha "civilización europea"), en una década más o menos seremos territorio islamizado. El islam redimirá a Europa de sí misma, devolverá un poco de dignidad y perspectiva (sea cual sea), al espiritualmente atrofiado, moralmente desahuciado y políticamente pasmado ciudadano de la UE; volverá a situar a la mujer como centro vital improfanable de la familia (igualmente supermineralizada), y etcétera, etcétera.

En cuanto a follar, volvemos a enterarnos de que Houellebecq no lo inventado, pero casi.

Como decía Chesterton: "Se deja de creer en Dios y se empieza a creer en cualquier tontería". Houellebecq ha tenido la portentosa habilid…

Interregno, una explicación que nadie ha solicitado y que casi nadie necesita

En la primavera de 2011, con motivo de una lectura de su obra poética en la biblioteca pública de Carmona, tuve ocasión de reunirme con el escritor Antonio Rivero Taravillo, en aquellos tiempos director de publicaciones de Paréntesis, una editorial con sede en Alcalá de Guadaira, perteneciente al ya extinto grupo MAD, que hizo más por la novela española contemporánea, durante los pocos años de actividad que le concedió el mercado, que muchos sellos editores de renombre, de esos que llenan sus catálogos con obras perfectamente escritas para que puedan ser perfectamente leídas por un público perfectamente aleatorio y que, por supuesto, son perfectamente prescindibles (me refiero a aquellos títulos con vocación de superventas, no al público, quien, a la postre, lee lo que puede y no tiene culpa de nada).