Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Antonio Enrique sobre Isla de Lobos

Imagen
Isla de Lobos, ¿patraña genial?

En la Isla de Lobos no nacen niños, tampoco muere o se ve morir a nadie. Es un espacio imposible, un territorio en apariencia perverso, una zona mágica y, por lo mismo, secreta. En Isla de Lobos las gentes semejan sonámbulos de una realidad que está fuera del tiempo y del espacio, esto es, un tiempo alojado en algún repliegue insondable, y de un espacio fuera de referente concreto. Pareciera, ahí, que la energía ha cristalizado en un simulacro de lo humano anterior o posterior a la propia humanidad. Pareciera, sí, una región inhóspita del Astral. Un imposible del Espacio, una equivocación del tiempo. Pero es, Isla de Lobos (Ediciones Versátil, Barcelona, 2016; premio Valencia, concedido por la Fundación Alfons el Magnànim), una novela enormemente humana, cálida, yo diría que cordial. Y ahí está la paradoja, que una novela tan conceptual sea tan concreta, y que tan irreal, sea tan próxima, tan persuasiva y convincente. En principio, se trata de una fábul…